lunes, 5 de octubre de 2009

La niña de Cristo Rey

click para agrandar imagen.

No se que me dio más pena cuando la vi, al imaginarme que no la concibieron con amorosa intención, pensar en el lugar y la situación donde vivía ahora, o proyectar su futuro desprometedor.

Al verla por primera vez sentí que sus progenitores no tuvieron ninguna intención de traerla al mundo, y lo sentí porque eso me imaginaba, pero pude haber estado equivodado. Tomé la primera foto

Al analizarla me imaginé lo duro que era su vida en esta situación, en este barrio, en este país y aun así pensé que tal vez no era tan malo como yo lo pensaba. Le hago otra toma.

Al verla a menos de un metro de distancia hice mi película mental, de género pesimista fomentada por un país en una situación nefasta, donde no se que hay más, si personas que pasan hambre y no resuelven sus problemas más básicos o ridículos pre candidatos de pocos partidos que “luchan” y mienten por un cargo político mientras observan las calles, sus carteles me refiero, no ellos como podrán imaginarse. (entiendan mi pesimismo adquirido, no es voluntario).

Para sorpresa mía, y mostrarme lo ridículo y estúpido que puedo ser a veces, cuando le voy a hacer la tercera y última toma, la niña del primer cuadro, la que generó mi idea sobre su concepción (especulación) sonríe ante mi cámara como queriéndome decir: “aunque pienses lo que pienses de mi por tus ideas raras, primer mundistas y estúpidas, yo soy feliz porque tal vez a diferencia de ti y tu gente, valoro lo que tengo y no me la paso lamentándome por lo que me hace falta”.

Mi cara no salió del asombro, no tuve mas remedio que levantarme del suelo y buscar otro tema para fotografiar, unos muchachos jugando vitilla algo más banal y divertido.
Por suerte que todo lo había construido en mi cabeza, hasta estúpido me dijo.

5 comentarios:

Pedro Genaro dijo...

Pasa en nuestros pensamientos...pasa en la vida real, jajaja!

Pedro Genaro dijo...

Buenísima serie por cierto!

maria victoria dijo...

A veces pasa que contemplamos las cosas y nos hacemos nuestras pajas mentales, nos vamos en una, viajamos al pasado y miramos el futuro, nos inventamos qué contemplamos, de dónde viene, hacia dónde va, por qué y cuando. Hay un ensayo muy bueno, de Jeanette Winterson que se llama Art Objects y otro Seeing with the Eye de no recuerdo qué autor, que me acuerdan mucho a este fenómeno y de cierta forma tratan de esto. Muy interesante!

Oliver Olivo dijo...

Gracias Pedro Genaro.
Marivi mandame esos ensayos.
Gracias!

Anónimo dijo...

Interesante de verdad. Algo normal diría yo y que nos pasa al ver a alguien, especialmente niños en esas condiciones. Pero a decir verdad tu mismo llegaste a la conclusión, tal vez ella sea feliz porque valora lo que tiene, porque desconoce la banalidad y no está expuesta a la misma magnitud que otros niños a las maldades que tiene la misma sociedad, en cuanto a ser un prototipo en vez de una persona de bien. Quizás no tenga una buena educación lo cuál la haga desconocer muchas cosas, que tal vez la lleven al fracaso, a estar expuesta al sexo, enfermedades y maternidad prematura, tal vez no sea justo para ella el no encontrarse en condiciones dignas, pero eso no lo sabemos, porque no la conocemos.Es lo que nos llega a la mente después de haber visto tantas cosas en un país como este..pero aquí solo podemos ver su inocencia... que Hoy en día no es algo que todos los niños tienen la suerte de conservar.

Me gustan mucho estos relatos, con fotos. MUY BIEN!